En este momento estás viendo Laprovittola, una historia de superación constante

Laprovittola, una historia de superación constante

Cuando pensamos en la profesión de un deportista, pensamos siempre en todos los aspectos positivos de estos, sin embargo no le damos tanta importancia al camino el cual tienes que pasar para lograr lo que unos pocos logran.

La carrera de Nicolás Laprovittola literalmente lo tuvo todo, dió sus primeros pasos en el baloncesto en el Deportivo Morón, cuando tenía seis años. No era el más apto físicamente y no destacaba por su velocidad, pero tenía mucha calidad. Esto lo llevó a ser fichado por Lanús a los 17 años, en busca de una oportunidad profesional.

En 2017, dio sus primeros pasos en un equipo argentino y se dio el lujo de un rápido ascenso a la Liga Nacional, con una participación considerable en la segunda máxima categoría del baloncesto argentino.

En la 2008/09 debutó en la máxima categoría y poco a poco fue aumentando sus promedios desde los 5,9 puntos de esa campaña hasta los 10,5 de la 2012/13 y demostrando que podría llegar a ser algo serio. 

Nico se quedó una campaña más en la Liga Nacional. Después decidió dar su primer salto al extranjero luego de no poder quedarse en el equipo final que compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y llegó al poderoso Flamengo.

Aquí, como en Argentina, su presencia no sería para nada un testimonio. Campeón de la Liga de las Américas y del Mundial de Clubes en 2014, se convirtió en el dueño de las redes del equipo de Río de Janeiro y registró promedios de 12,8 y 12,1 puntos entre 2014/15 y 2015/16.

Sin embargo, Nico decidió que era hora de un nuevo desafío.

Fue pasando por algunos equipos europeos, en todos ellos realizando un gran juego y un gran esfuerzo, y esto le valió una convocatoria a la selección argentina para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Después de los juegos, su buen juego le llevó a fichar por San Antonio Spurs, lo que fue para él todo un sueño.

Fueron apenas 18 los partidos que disputó con San Antonio. Del cielo al infierno en cuestión de semanas.

Después de su nulo paso por la NBA, Nico decaló en Baskonia y seguidamente en el Zenit, donde no pudo encontrar su juego. “Había perdido el disfrute por el juego, por la profesión, un poco por todo. Especialmente en Rusia. Yo creía en lo que podía hacer, pero al menos de la forma que soy yo. Me cuesta cuando no me dejan crear, cuando no me dejan jugar libremente y buscan encajar en un rol. Me frustraba eso. Y ahí fui perdiendo confianza, dejé de competir y el entrenador empezó a dejar de contar conmigo. Se fue haciendo todo una bola y llegó un punto en que no pude disfrutar casi de nada”

Después de esta mala etapa, Laprovittola decidió buscar ayuda profesional y trabajó mentalmente para volver a ser él.

En España el Joventut Badalona apostó por él. Respondió peleando con uñas y dientes, haciéndose cargo del equipo y haciendo disfrutar a todos los fanáticos del Verdinegro en cada ocasión.

¡MVP de la ACB en 2019! ¡MVP! Quién lo hubiera pensado…

17,5 puntos y 6,4 asistencias en 30,8 minutos. Estos grandes números le permitieron otra oportunidad aún más grande en la Euroliga para la temporada siguiente.

A día de hoy, después de pasar por Real Madrid y Barcelona, está ya considerado uno de los mejores bases que hay en la Euroliga.

Nicolas Laprovittola, un gran ejemplo de lo que es un profesional.

Más en relación

Deja una respuesta